El trabajo como multiplicador de grandes cualidades

Las sociedades se relacionan por su cultura, costumbres e ideologías. Esa identidad es la que conocemos como desarrollo y esto se ha dado con el pasar de los tiempos por la forma constante de evolución que no es otra que -el trabajo-.

Desde siempre, el trabajo ha sido el motor que impulsa al hombre y lo que lo ha llevado de su aspecto primitivo a convertirse en un ser pensante como lo es en la actualidad.

¿Pero para qué sirve el trabajo? Primordialmente nos muestra de lo que somos capaces; y es que cuando cumplimos nuestras propias expectativas y sabemos que somos competentes y útiles, vemos nuestro esfuerzo reflejado en grandes acciones individuales y colectivas. El trabajo también nos ayuda a alcanzar nuestras metas, teniendo en claro que lo que nos ganamos con dedicación, lo vamos a disfrutar y cuidar con mucho más esmero.

Con ello es fundamental poner en marcha el valor de la disciplina, y es que para aprender a hacer algo bien, hay que esforzarse de manera constante. Los buenos resultados que llegan “por suerte” no deben ser valorados arriba del proceso del trabajo.

El ser humano nace con la motivación de evolucionar desde el propio parto cuando llega el mundo después de una ardua labor de meses de espera, también cuando busca aprender a caminar o cuando intenta que sus padres comprendan lo que quiere transmitir, aún sin saber hablar. Este ímpetu se frena cuando aprende que otros le pueden dar cosas sin que él se esfuerce. Lo mismo sucede si el hombre no trabaja; ahí se crea una población vaga y por ende, no funcionará como debería, cayendo en un estancamiento de pensamiento, de desarrollo, entre tantos aspectos.

Por eso, el trabajo se convierte en un multiplicador de grandes cualidades, y es que a través de él desarrollamos nuestra personalidad, nos enriquecemos culturalmente, establecemos relaciones y vínculos con los que podremos contribuir a servir a la sociedad y hacerla progresar. Sólo trabajando podremos alcanzar el verdadero progreso de la humanidad. ¿Y tú estás dispuesto a trabajar por un mundo mejor?

Te invitamos a interactuar con nosotros; recuerda que nos puedes encontrar en Instagram y Twitter como @hablemosvalores

Por Alejandro Marcano Sangronis

@alexmarcano26

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *