Kiris Design: “Fuera de la zona de confort es donde sucede la vida”

«Hacer de tejer crochet algo que produzca financieramente y sobre todo, le diera alas a mi mente de crear alegría y bienestar. Me parecía sumamente tentador eso de estar 8 horas laborales haciendo algo que me gustara realmente», confesó Pequeno

 

Por Michelle Fernández Trosell

 

“Olvidar los talentos y tratar de convencer al reflejo del espejo de que hacer lo que se ama no alcanzará para vivir”, o “resignarse a ser insertado en el mundo laboral, pues la economía debe crecer y en casa hay que llenar la nevera”, son quizá algunas de las razones que tienen las personas para abandonar sus sueños.

Los niños no conocen ese tipo de pensamiento, lo aprenden cuando crecen acondicionados a las experiencias fallidas de otros. Pero, mientras son pequeños, su naturalidad es capaz de revivir los propósitos de quienes habitan con ellos. Entonces, una palabra de una pequeña que aprende a hablar puede hacer que su madre retome sus planes olvidados: hacer del crochet una empresa y su fuente principal de ingresos. Así nació Kiris Design.

Fotografía de Luz Foto y Video

«Kiris es el nombre que le daba mi hija pequeña a los arcoíris que se reflejaban en el piso por la incidencia de la luz, a través de las ventanas de la casa. Teníamos “kiris” por toda la casa y era una fascinación total», comentó Sandra Luisa Pequeno, creadora la marca.

Una palabra tuvo la capacidad de desencadenar una serie de acciones que llevarían a Pequeno a repensar su vida y e impulsar sus sueños. Al buscar el significado “Kiris” encontró que así se llamaba un árbol de rápido crecimiento, frondoso, de flores color lila, que es usado en la recuperación de terrenos contaminados y desgastados.

Al relacionar la capacidad restauradora del árbol con su presente y su deseo de volver a hacer crochet, Pequeno expresó que este proyecto trajo a su vida la oportunidad de recuperarse como persona creativa, ya que se encontraba frustrada en un trabajo que no le gustaba.

Fotografía de Luz Foto y Video

¿Cómo surgió la iniciativa?

«En un taller de Emprendedores, dirigido por El Nido Creativo, salió en varias ocasiones la frase “y entonces, mi hobbie se convirtió en mi oficio”, eso prendió un bombillito en mi cabeza y empecé a trabajar esa idea: convertir mi hobbie de tejer crochet en algo que produzca financieramente y sobre todo, le diera alas a mi mente de crear alegría y bienestar. Me parecía sumamente tentador eso de estar 8 horas laborales haciendo algo que me gustara realmente», explicó Pequeño.

Desde San Joaquín y Valencia, Edo. Carabobo, Kiris Design crea piezas para pequeños y grandes con el tradicional tejido del crochet. Con la inspiración de cosas sencillas diseñan bolsos de trapillo, mándalas coloridas y cojines de muchas formas.

Una palabra y el impulso de un taller le dieron inicio a Kiris Design. Luisa Pequeno, con la ayuda de su madre e inspiración de su hija, tiene la visión de diseñar modelos que complementen los que ya forman parte de su catálogo, y a largo plazo producir su propio trapillo.

Fotografía de Luz Foto y Video

Pequeno aconseja a los emprendedores que la pasión sea la que mueva sus vidas, a reconocer el miedo como un impulso y no como un obstáculo para saltar de la zona de confort, ya que fuera de ella es donde justamente sucede la vida.

Apoya el diseño venezolano y sigue las creaciones de Kiris Design en sus redes sociales:

Instagram: Kiris Design

Facebook: Kiris Design

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *