LA HONESTIDAD: El apego a la verdad

Por Alejandro Marcano Sangronis: @alexmarcano26

Cuando en nuestra vida se ligan las creencias, valores, costumbres, principios y responsabilidades, posiblemente surgen una serie de interrogantes internas que en algunas ocasiones son difíciles de contestar; y es que no es más que un enfrentamiento con nosotros mismos por asumir la verdad; no la que quisiéramos ni la que creemos, sino la real, la única, la de principios éticos y morales. Es en ese momento cuando nos involucramos con la honestidad que no es más que una cualidad humana, justa y coherente que nos lleva a expresarnos y comportarnos con sinceridad.

En muchas ocasiones nos cuesta asumir la verdad por las consecuencias que ésta implica, ya que puede representar pérdidas o sacrificios; por eso la honestidad es una decisión personal que adoptamos libremente, teniendo la certeza de que hacemos lo correcto. Es ahí donde queda claro que en principio debe vivirse de forma individual, y es que inicialmente necesitamos ser honestos con nosotros mismos para conquistar nuestra propia paz y armonía.

happiness-is-a-butterfly

Hoy por hoy se nos hace difícil creer en los demás, y eso es consecuencia de una sociedad que está utilizando sus propios intereses sin pensar en lo colectivo. Así, con el tiempo se ha ido formando un entorno deshonesto donde parece más fácil sacar ventaja de las situaciones obviando responsabilidades. Para poder avanzar en conjunto necesitamos tener el respaldo, seguridad y credibilidad de quienes nos rodean; por eso, la mejor manera de alcanzar un camino en comunidad donde exista el respeto hacia el otro es precisamente incorporando la honestidad como forma de vida.

¿Y de qué forma podemos ser honestos? Fundamentalmente en la sinceridad de nuestras acciones, cumpliendo con los compromisos adquiridos, aceptando las fallas que podemos tener y trabajando para mejorarlas, evitando la crítica destructiva, no apropiándonos de lo que no nos pertenece, siendo discretos en lo que nos confiesan, buscando que las relaciones con las personas sean francas y abiertas.

Al final de cuentas, la mayor recompensa es la tranquilidad y la forma de conseguirla es aceptar la verdad por difícil que sea, apegándose a ella. Una persona honesta logra atraer la confianza y eso se convierte en respeto de quienes le rodean, valorando sus palabras y acciones con transparencia.

Ponemos a disposición el correo electrónico hablemosvalores@gmail.com donde nos pueden hacer llegar sus aportes para seguir construyendo contenido en positivo. También los invitamos a unirse a @hablemosvalores en Instagram y Twitter e invitar a sus seguidores a ser parte de nuestras redes, porque juntos podemos lograr que las buenas acciones tomen peso en la sociedad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *