El respeto como valor principal

Por Alejandro Marcano Sangronis: @alexmarcano26

Las sociedades sanas y evolutivas fomentan el respeto como principio de vida entre sus integrantes. Si bien es cierto que esta virtud la escuchamos desde pequeños, parece que muchas veces la esquivamos o quizás no tenemos en claro la profundidad e importancia que posee.

Referirnos al respeto es ante todo tener en claro que cada persona cuenta con derechos fundamentales: -libertad, protección, dignidad- por nombrar algunos; pero más allá de eso, desde nuestra perspectiva individual consiste en valorar y aceptar las diferencias de los demás para así vivir armoniosamente en comunidad.

Ahora bien, para lograr aplicar el respeto de forma colectiva debemos empezar por respetarnos a nosotros mismos; sin miedo a expresar lo que sentimos o creemos, buscando además, nuestro propio espacio para progresar y comprendiendo que así como tenemos grandes fortalezas, también contamos con debilidades, las cuales no debemos utilizar para cuestionarnos, ya que reconocer las conductas positivas y negativas que poseemos es lo que realmente nos ayuda a crecer como seres humanos.

el-respeto

Una vez que hemos practicado el auto-respeto entonces podemos poner en marcha tan importante valor en el trato con los demás. Lo primero que debemos hacer es establecer límites entre lo permitido y lo que se sobrepasa dentro de la convivencia; en tal caso, la fórmula mágica para comprender lo que está bien y lo que está mal es aplicar el popular refrán que muchas veces decimos, pero que quizás no nos hemos puesto a analizar en profundidad: “tratar a los demás como nos gustaría que nos traten a nosotros”, y es que no podemos exigir lo que no somos capaces de dar.

Ser respetuosos comienza con una consideración básica de los sentimientos de las personas, dándoles justo valor e incluso permitiendo que nos puedan guiar y orientar. Con ello nos hacemos ricos en pensamientos, opiniones y perspectivas, construyendo además, una atmósfera de paz y armonía. Esto al final de cuentas resulta beneficioso para todos porque con respeto podemos hacer que el mundo sea un lugar mucho más agradable.

maxresdefault (7)Por eso es tan importante arraigar el respeto como cultura de vida y para hacerlo te dejamos algunas herramientas útiles, sencillas de aplicar, quizás tan elementales para algunos, pero tan necesarias en una sociedad que reclama con urgencia volver a lo básico:

  • Sé amable, cortés y agradecido
  • Valora a cada quien por lo que es y no por lo que tiene
  • No juzgues ni critiques
  • No discrimines
  • Aplica los buenos modales y la cortesía
  • Acepta las ideas, pensamientos y comportamientos de los demás
  • Respeta los espacios que compartas con otros
  • Fomenta el diálogo, mirando a la gente a los ojos de forma firme y la vez amable
  • Escucha con atención lo que las personas te dicen.

El irrespeto, por su parte, puede generar conflictos, ya que hay actitudes que muchas veces están arraigadas en el ser humano y que hacen daño a la sociedad. El egocentrismo, la soberbia, la intolerancia, el autoritarismo, la mala educación son algunos de los comportamientos que conllevan a un clima negativo, y es que la falta de valores origina que los individuos basen sus actuaciones sólo pensando en su propia satisfacción sin importar el espacio y derecho que los otros también poseen.

Valoramos tu aporte, sugerencias y comentarios. Por eso te invitamos a comunicarte con nosotros y decirnos qué temas te gustaría que desarrollemos en próximas oportunidades. Puedes escribirnos al correo electrónico: hablemosvalores@gmail.com o contactarnos como @hablemosvalores en Instagram y Twitter.  

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *