¿Y tú, toleras a los demás?

Por Alejandro Marcano Sangronis: @alexmarcano26

¡Tolerancia! Un requisito indispensable para la convivencia en familia, en comunidad y sobre todo, para la construcción de una mejor sociedad. Nos encanta que comprendan y aprueben nuestra forma de ser, de creer y de pensar, ¿pero por qué se nos hace tan difícil aceptar a los demás tal y como son? Hablar de tolerancia es referirnos al respeto íntegro por los demás, valorando sus ideas, prácticas o costumbres; lo que la convierte en el elemento fundamental para la sana relación entre unos y otros.

Ahora, miremos a nuestro alrededor y observemos con detenimiento a las familias, vecinos, compañeros de trabajo o de estudio, políticos, ciudades, países y hasta continentes; en ellos existen distintas razas, religiones, ideologías, culturas; diversas formas de actuar y de pensar. Se nos ha hecho común juzgar, cuestionar y en muchos casos, enfrentar esas maneras diferentes de comportamiento de los demás. Posiblemente es ésta la principal causa de división en el mundo y es que en la mayoría de los casos no tenemos la potestad para calificar si lo que hace el otro está mal en comparación con lo que yo hago. Más que evaluarlo o criticarlo, el llamado es simplemente a aceptar.

Una persona tolerante respeta sin molestias las actitudes y características de los demás individuos, siempre y cuando no afecten su bienestar. Para ello es necesario aceptar las opiniones, comprendiendo que los distintos puntos de vista son naturales y comunes en la condición humana.

La tolerancia está presente con fuerza en las sociedades democráticas y eso se traduce en civilización porque somos capaces de dialogar con quienes nos rodean y llegar a un consenso para el bien común de todos, entendiendo que en la diversidad de pensamientos pueden surgir grandes soluciones, siempre bajo un clima de comunicación y apertura con respecto a las otras expresiones.

Si queremos relacionarnos en un mejor entorno debemos empezar por dar el primer paso para lograrlo. Haz que la tolerancia sea parte de tu vida cotidiana y así verás los frutos de convivir en un espacio de apertura a nuevas ideas. ¿Y cómo se puede hacer para practicar tan importante valor?

  • Primero que nada, ponte en el lugar de los demás para tratar de entender sus problemas y manera de actuar
  • No te hagas malos pensamientos por la apariencia física o forma de vestir de otros. Permítete conocerles y comprender lo que piensan
  • Aplica en todo momento el diálogo. Escuchar es primordial, pero dar tu punto de vista con respeto, enriquece la conversación y los posibles acuerdos
  • Acepta que cada quien viva con sus creencias o convicciones, siempre y cuando no dañen a terceros. No los juzgues o califiques de manera negativa, ya que tu manera de pensar no es la única y tampoco eres superior a nadie
  • Haz que la inclusión sea parte de tu vida, foméntala en tu familia e incúlcala a través del ejemplo.

Las acciones de los gobernantes en relación a promover la tolerancia, claro que tienen vital importancia, pero como hemos notado en estas líneas, más que esperar la reacción de los líderes debemos empezar por accionar nosotros, el clima de paz y comprensión, y es que no somos dueños de la verdad.

Todos los individuos somos distintos y esas diferencias deben ser valoradas como forma de progreso para la sociedad. ¡Abramos nuestra mente para enriquecernos de las diferencias!

¿Has visto el video de Lasso? Si eres diferente eres genial, no se te ocurra cambiar.

Si quieres construir contenido útil junto a nosotros para contribuir a fomentar la cultura de valores, puedes enviarnos tus aportes al correo electrónico: hablemosvalores@gmail.com o también podemos interactuar a través de nuestras redes sociales. Estamos en Instagram y Twitter como: @hablemosvalores

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *